SLIDER

miércoles, 7 de mayo de 2014

San Marino y Montenegro por primera vez en la final de Eurovisión



Una trepidante 1ª semifinal, con un escenario e iluminación de lo mejor que se ha podido ver en el festival, dieron los nombres de los diez países que formarán la terna de aspirantes al triunfo del próximo sábado, entre los ya consagrados y por tanto seguros en la final: Armenia, Suecia y Hungría, también consiguieron su pase para la final otros países como, Azerbaiján bastante deslucida en escena, Ucrania que con su hombre hamster consiguió aportar efectividad a un tema con una calidad inferior a la que nos tienen acostumbrados, Islandia divertidos y reivindicativos, Países Bajos, una apuesta de calidad que ha ido creciendo con los días y la canción con la que Rusia consiguió una vez más colarse entre los clasificados. El abucheo a este país  ha levantado ampollas entre muchos aficionados, ya que las Hermanas Tolmachevy no dejan de ser unas artistas de un país con el que se puede estar o no de acuerdo, pero al fin y al cabo unas profesionales del arte musical no integradas en la política.

Pero sin duda la gran sorpresa de la noche la protagonizaron dos representantes: Montenegro y su patinadora, una actuación adorada por muchos y denostada por otros cuantos, que por primera vez y sin falta de contar con los votos de sus compañeros balcánicos llega a la gala del día 10 con la colaboración de los votos de otros países no tan vecinos, lo que desmonta la tan recurrida coletilla de "en Eurovision, es todo politiqueo". Y por otro lado encontramos el caso de la eterna aspirante, Valentina Monetta, que en un tercer intento y no precisamente con su mejor canción, por fin, 2014 le sonríe e incluye a San Marino en la lista deseada.

Muy comentado por la mayoría de los eurofans y medios de prensa ha sido Bélgica que con el tema de Rafael Artesero, no convence del todo y se queda fuera del top 10 que muchos le otorgaban, pero si bien es cierto que el tema del español es a todas luces conmovedor, la actuación de Axel Hirsoux no tuvo la  fuerza necesaria para lograr que este país por fin se encuentre entre los grandes.

El estadio estallaba con fuerza después de cada uno de los nombres de un país seleccionado y la responsable no es otra que Suzy, la portuguesa hizo que el público mas guerrero, el español, vecino y parrandero gritara el nombre del país luso como si fuera el propio. Aunque "Eu quero ser tua" puede ser uno de los temas más divertidos para bailar en la ferias de pueblos de la península ibérica, no resultó digna de alcanzar el éxito que lograron auténticos artistas como Vania Fernandes y su "Senhora do mar", con el que soñamos un festival por debajo de los Pirineos.


Escrito por César . Añade un comentario.

0 comentarios :

Publicar un comentario