SLIDER

jueves, 3 de enero de 2013

El Sueño de Morfeo y la vorágine eurofan


Ya hace dos semanas de la presentación de El Sueño de Morfeo como representantes de España en Eurovisión.

Otro año más TVE optó por la selección interna del cantante y consiguió guardar bastante bien la sorpresa. Antes de que apareciese una noticia en Espacio de Música de El Corte Inglés casi nadie los había mencionado como candidatos. Nombres como Pablo Alborán, Bustamante, Sergio Dalma, Alex Ubago, o Auryn sonaron con fuerza en las apuestas y, uno a uno, desmintieron los rumores. No quedó prácticamente un artista sin mentar.

Como cada año, todos los foros y webs organizaron sus concursos sobre el candidato ideal, y como siempre, salieron más o menos los mismos. En ninguno apareció su nombre. 

El revuelo y los rumores fueron mayores que otros años, tal vez porque después de Pastora las expectativas habían crecido. Tras su brillante actuación todos ansiamos mantener el listón como mínimo igual de alto. El secretismo fue absoluto. Sólo los responsables de TVE y los cantantes elegidos lo sabían. La propia Raquel del Rosario declaró: 

"Después de unas semanas trabajando en nuevas canciones y perfilando ideas en el estudio por fin se ha hecho público ese secreto que nos rogaron mantuviésemos a salvo incluso de nuestras familias."

Podría decirse que durante unas semanas El Sueño de Morfeo fue un candidato 'In pectore'. Esta expresión, proveniente del latín, hace referencia a un derecho del que en contadas ocasiones hacen uso los papas. Consiste en nombrar un cardenal -el más alto título que pueden conceder- pero no hacer público su nombre, guardando así el secreto 'en su pecho' hasta el momento oportuno. Normalmente se emplea para evitar poner en peligro a esa persona por persecuciones políticas.

Pero ¿de qué había que proteger a ESDM? La respuesta ahora parece evidente: ¡De nosotros, los eurofans!

La víspera del anuncio, cuando todo pichipata los daba ya por elegidos, las redes sociales eran un hervidero y los comentarios en los blogs echaban humo. Unos cuantos mostraban su alegría al ver un grupo joven, fresco y profesional a la vez, capaz de crear una canción que todo el país cante y suene en todas las radios. Otros callaban cautelosos a la espera de la confirmación y de poder más adelante escuchar la canción. Y una multitud se lamentaba de que el candidato de sus sueños (generalmente candidata) no hubiera sido elegido.

Es de suponer que los protagonistas de esta historia estarían en esos momentos atentos a todo lo que se publicaba sobre ellos y probablemente se verían desbordados por el caudal de opiniones al respecto. Sólo hay que observar su cara de circunstancias durante la presentación de Anne Igartiburu.



Tan solo dos días después, en este blog de estilo de Raquel del Rosario para la versión online de la revista Elle, escribía:


"Este año representaremos a España en Eurovision y sinceramente… no me imaginaba la repercusión que iba a tener la noticia.


Demasiadas opiniones, demasiada exposición, demasiado revuelo…


Cada año, el festival viene cargado de polémica y es normal… 

Es imposible que un país entero esté de acuerdo en que el representante elegido sea el perfecto."
Y es que toda esa vorágine de comentarios no se limitaba a lo estrictamente musical. Es lógico que estén en el punto de mira, y que cada cual tenga sus propias preferencias musicales y lo exprese, pero las valoraciones, además de extremas, tendían a adentrarse en otros campos. Muchos de los que vieron rota su quiniela de candidatos expresaban con rabia su decepción, y en ese gesto arremetían contra ESDM por todos los medios. Comentarios rayanos en lo ofensivo sobre sus canciones, su voz, u otros aspectos más triviales como su aspecto, su expresión corporal  y, más allá aún, sobre sus relaciones sentimentales o su supuesta situación con la discográfica. Todo vale en la pataleta eurofan.
En la misma entrada del blog, Raquel comentaba que estaba muy ilusionada con el asunto pero, tras el obligado reportaje fotográfico, hacía una reflexión. Recordaba algunos pasajes del libro "Los cuatro acuerdos" de Miguel Ruiz, en concreto del primer acuerdo "Sé impecable con las palabras" , y lanzaba  un mensaje.
“Las palabras son la herramienta más poderosa que tienes como ser humano, el instrumento de la magia. Pero son como una espada de doble filo: pueden crear el sueño más bello o destruir todo lo que te rodea."  
"Los chismes son magia negra de la peor clase, porque son puro veneno. Aprendimos a contar chismes por acuerdo. De niños, escuchábamos a los adultos que nos rodeaban chismorrear sin parar y expresar abiertamente su opinión sobre otras personas. Incluso opinaban sobre gente a la que no conocían..."

“CON UNA SOLA PALABRA PUEDES CAMBIAR UNA VIDA O DESTRUIR A MILLONES DE PERSONAS.

SE IMPECABLE CON TUS PALABRAS Y TRASCIENDE TU NIVEL DE EXISTENCIA.”
Está claro que, por mucho juicio de valor que hagamos, la prueba de fuego será el festival, el verdadero juez el público,  y el éxito real, más allá de la posición final, dependerá de la canción elegida y la fuerza y la ilusión que pongan en este desafío. En mantener esa ilusión y contagiarla tenemos nuestra parte de responsabilidad. 

Algo parecido, aunque tal vez a menor escala, sucedió el año pasado con la elección de Pastora. Posteriormente al escuchar el tema las cosas fueron cambiando, y en cada nueva actuación, en cada ensayo previo, nos demostró que llevarla a ella fue lo mejor que nos podía haber pasado. Hoy ya nadie cuestiona a Pastora, que ha sabido ganarse a todos con su increíble talento, su maravillosa forma de ser, y su defensa del festival.

A veces olvidamos que los artistas son por encima de todo personas, con sus inseguridades y preocupaciones. Es cierto que deberán aprender a sobrellevar las críticas a su trabajo y la presión, pero hay ciertas líneas que no deberían cruzarse. Como decía el psicólogo Richard Wiseman, hacen falta cinco buenos gestos para contrarrestar el dolor de cada una de nuestras críticas o insultos. Demos pues tiempo al tiempo y, tanto entonces como ahora, tratemos al menos de ser, impecables con nuestras palabras.

Escrito por Gay Gasteiz . Con 4 comentarios.

4 comentarios :

César dijo...

Si, es cierto que al final los eurofans somos demasiado críticos con lo nuestro y no damos opciones sino a las opciomes de eurodivas, buen artículo y gracias por hacernos apreciar lo nuestro.

RESPONDER ^

narinnan dijo...

Ole tu escrito. No puedo estar mas deacuerdo contigo.

RESPONDER ^

Unknown dijo...

En mi caso, la diferencia entre Pastora y ESDM es que de Pastora si me han gustado muchas de sus canciones (de hecho Quédate conmigo no es de mis favoritas), de ESDM no me entusiasma ninguna, y no creo que para ESC hagan el tema de su vida...

RESPONDER ^

Nacho dijo...

Bueno, nadie dice que tenga que gustarte. Este artículo pretende ser más bien una reflexión sobre la línea que separa la crítica del insulto y del daño que se puede causar. es normal que cada cual tenga sus opiniones y las exprese, pero siempre dentro de un respeto a las personas.

RESPONDER ^

Publicar un comentario